Surcos y anarquía: una aproximación libertaria a la agricultura urbana.

autogestion

Artículo publicado en el nº 102 de la revista AL MARGÉN.

Empezamos a ser conscientes de la encrucijada histórica en la que nos encontramos, debido al fracaso del modelo socioeconómico y el choque con los límites ecológicos. Resulta sorprendente ver lo inspiradoras que pueden ser las históricas reflexiones y practicas libertarias sobre la ciudad y la agricultura. Propuestas que se han ido reactualizando con el paso del tiempo, llegando a socializárse de forma desconocida entre amplias capas de la ciudadanía.

Arraigar alternativas a la ciudad industrial.

El error más grande y más fatal cometido por la mayoría de las ciudades fue también basar sus riquezas en el comercio y la industria, junto con un trato despreciativo hacia la agricultura. P. Kropotkin

Históricamente hablar de ciudades era hablar de agricultura, hasta el acelerado proceso de industrialización que, con el acceso a la energía abundante y barata, posibilitó un aumento de los procesos de urbanización, el transporte a larga distancia y la expansión de mercados globales. El surgimiento de la ciudad industrial alimentó una ficticia independencia del suministro de alimentos de producción local y de la disponibilidad estacional, fomentando la progresiva degradación y distanciamiento afectivo de los espacios agrícolas. Un acelerado proceso de urbanización que acabó tanto con las economías campesinas como con la ciudad tradicional. Sigue leyendo

Anuncios

Vía Campesina: Europa debe poner los pies en la tierra y arraigar sus instituciones .

via-campesina_EDIIMA20170628_0646_4

Inspirándose en la máxima de San Juan que afirma que otros se fatigaron y vosotros os aprovecháis de sus fatigas, John Berger escribió una bellísima historia literaria del campesinado europeo. Para ello convivió durante 15 años con agricultores y ganaderos de un pueblecito francés de la Alta Saboya, que le ayudaron a cultivar relatos e historias que ilustran el desmantelamiento de su estilo de vida. Ahora se aproxima el cuarenta aniversario de la publicación del primer tomo, Puerca Tierra, de esta trilogía que recoge la vida de quienes sobrevivieron en el campo al éxodo rural, de quienes se vieron obligados a marcharse y de quienes ya nacieron en la ciudad procedentes de familias campesinas.

Al final del primer libro Berger afirma indignado que “despachar la experiencia campesina como algo que pertenece al pasado y es irrelevante para la vida moderna; imaginar que miles de años de cultura campesina no dejan una herencia para el futuro, sencillamente porque ésta casi nunca ha tomado la forma de objetos perdurables; seguir manteniendo, como se ha mantenido durante siglos, que es algo marginal a la civilización; todo ello es negar el valor de demasiada historia y de demasiadas vidas. No se puede tachar una parte de la historia como el que traza una raya sobre una cuenta saldada”.

La desarticulación progresiva de las tramas de vida campesinas y el éxodo rural son uno de los episodios traumáticos sobre los que se asientan la expansión urbana, el industrialismo y la sociedad de consumo. Freud nos enseñó cómo un suceso traumático, que resulta muy desagradable para nuestra consciencia individual o colectiva, es desalojado y queda reprimido en el inconsciente. Un mecanismo de defensa orientado a proteger a las personas del dolor emocional, pero que no logra conjurar el regreso inesperado y ocasional de estos recuerdos reprimidos mediante síntomas de enfermedad, actos fallidos o especialmente sueños. Sigue leyendo

Green heros, multinacionales y la banalización del ecologismo.

Una multinacional de productos ultraprocesados como los helados Ben and Jerris han lanzado una campaña publicitaria llamada Ciudades Verdes y nos presenta a los nuevos superhéroes que se han puesto manos a la obra y están liderando iniciativas verdes y sostenibles que contribuyen a hacer de la ciudad un lugar mejor.

Lo gracioso del asunto es que banaliza el ecologismo al representarlo mediante figuras sociales exóticas y fuertemente identitarias incapaces de generar empatía. Además reduce la crisis ecológica a un problema que podemos resolver mediante una suma de pequeños gestos individuales del consumidor consciente. Robinsones urbanos en sus islas verdes, capaces de encontrar soluciones biográficas a contradicciones sistémicas.

Una renuncia a la construcción de estrategias colectivas que aumenten la incidencia, reduciendo la sensación de insignificancia de lo que hacemos y el coste percibido del cambio, que anticipen nuevos imaginarios y prácticas sociales a generalizar en el medio plazo, a la par que apuntan las ambiciosas medidas estructurales a tomar desde las políticas públicas.

Campañas que eluden pensar rigurosamente medidas a la altura de las necesarias transiciones socioecológicas, que obvían la pedagogía y sostienen la falacia de que es posible improvisar un cambio de modelo productivo y de estilos de vida.

Entre la tesis y la fotosíntesis.

unnamed

Hace unos meses que se hacía de acceso público la tesis doctoral de Nerea Morán, sobresaliente cum laude, ante un tribunal de lujo compuesto por Jose Manuel Naredo, Marta Soler, Alberto Matarán y Ana Moragues. Una tesis relacionada con la fotosíntesis pues se titula DIMENSIÓN TERRITORIAL DE LOS SISTEMAS ALIMENTARIOS LOCALES. EL CASO DE MADRID.

Un trabajo enorme e interesante que compartimos, una vez vencidas las timideces de su autora. En él se muestra como una de las características definitorias del sistema urbano contemporáneo es su desterritorialización, es decir, su adopción de un modelo de desarrollo que se da al margen del territorio concreto que lo sustenta y de los recursos bio físicos y culturales existentes en él. Dicha desterritorialización es posible gracias al uso intensivo de energía que ha permitido ampliar hasta la escala global los flujos del metabolismo urbano. De este modo se han roto las relaciones de proximidad urbano-rurales, y se ha aumentado la dependencia de recursos externos.

Entre las diferentes manifestaciones de esta desterritorialización se encuentra la organización del sistema alimentario, que en la actualidad responde a un modelo globalizado, en el que la distancia entre producción y consumo ha aumentado a costa deincrementar el gasto energético en transporte y conservación de alimentos. Este distanciamento físico va acompañado también de un distanciamiento social e identario, con la hegemonía de un modelo agroindustrial que no respeta los paisajes, las prácticas agrícolas, los conocimientos tradicionales ni las variedades genéticas locales.

Tanto el modelo territorial como el alimentario son altamente vulnerables ante crisis  externas que pueden alterar su funcionamiento . El enfoque (bio)regionalista desde el mismo inicio de la ciudad industrial hasta nuestros días ha propuesto un modelo de ordenación territorial alternativo, adaptado a las condiciones locales y basado en la proximidad, que dotaría al sistema territorial de mayor resiliencia y sostenibilidad.

Para confirmar este presupuesto y evaluar la capacidad de reterritorialización alimentaria se ha desarrollado una metodología que aborda el estudio del sistema territorial como socioecosistema complejo, en el que se distinguen componentes de tipo social, construido y biofísico, que se encuentran interrelacionados. La historia de cambios en la organización del sistema, su estado actual y su capacidad de reorganizarse en estados alternativos son las bases de dicha evaluación. Esta metodología se aplica a la Comunidad de Madrid con el fin de describir su sistema territorial desde el punto de vista del abastecimiento alimentario y evaluar su capacidad de reterritorialización.

La TESIS se puede descargar AQUÍ.

Presentación del libro: arraigar las instituciones.

carteles presentaciones2

Tras mucho trabajo de coordinación por fín ve la luz este libro orientado a presentar las propuestas de políticas públicas agroecológicas realizadas desde los movimientos sociales. Un proyecto que resumimos en la contraportada:

Igual que la economía se ha desvinculado progresivamente de la satisfacción de necesidades, para centrarse en la producción indiscriminada de bienes y servicios para el mercado, las instituciones públicas han sufrido un proceso de desapego por los intereses de las comunidades a las que se debían. El funcionamiento del sistema agroalimentario es una de las realidades que de forma más notable ilustran ese conflictivo proceso de desarraigo social y de desterritorialización, con las injusticias sociales y las problemáticas ambientales que lleva asociadas.

Fenómeno ante el cual, de forma lenta e imperceptible, se ha ido configurando una alternativa en torno a la noción de agroecología. Una propuesta que es simultáneamente una ciencia y una forma de conocimiento, un modo de manejo agronómico y un movimiento social que pretende transitar hacia la democratización y la sostenibilidad del conjunto de la cadena alimentaria.

Igual que las semillas esperan bajo la nieve la llegada de condiciones propicias, la sacudida sociopolítica provocada por el 15M ha dejado la tierra removida, pronosticando un periodo proclive para sembrar nuevas prácticas y anunciando la existencia de una ventana de oportunidad para el despliegue de políticas públicas agroecológicas.

Este libro surge ante la visión compartida, de mucha gente ligada a la agroecología dentro y fuera de las instituciones, de que es el momento para movilizar recursos, intentar saltos de escala, arriesgar en la coproducción de políticas públicas y provocar pequeños cambios de tendencia que sean irreversibles. Su objetivo es, por tanto, aportar herramientas concretas para el diseño y la promoción de procesos de transición agroecológica desde las administraciones públicas y los instrumentos normativos y legales de los que éstas se dotan.

Las semillas están sembradas, es el momento de que germinen y nos ayuden a arraigar las instituciones.

 

Audiovisual de la conferencia con LIBERA en Madrid.

liberaterra_promo

Desde hacía varios años que andábamos estudiando y conociendo la historia del movimiento social antimafia italiano, y especialmente de LIBERA. Un movimiento construido sobre la recuperación de la memoria de las victimas inocentes, la recuperación de bienes confiscados a la mafia para proyectos de economía solidaria, la implicación activa de la ciudadanía y el impulso de una noción transformadora de legalidad que es inseparable de la justicia social. Una historia que pude leerse AQUÍ.

Una de las iniciativas más inspiradoras que hemos conocido en los últimos años, de cara a encontrar fórmulas para que el protagonismo de la sociedad civil pueda enfrentarse a la corrupción. Y tras varias gestiones logramos que nos visitaran a Madrid hace unas cuantas semanas, para compartir su experiencia.

Solemos decir que nadie echa de menos a un desconocido, por lo que la conferencia que dieron no estuvo muy concurrida. Una verdadera pena que queremos paliar dando la máxima difusión al video de la charla que mantuvimos con Giulia Baruzzo y Valentina Fiore. Una verdadera delicia a la que recomendamos dedicar un ratito de nuestras ajetreadas vidas.

Seguimos…

Rebeldías en común. Sobre comunales, nuevos comunes y economías cooperativas.

portada rebeldías en común Acaba de publicarse este libro de la red Comunaria, donde Kois junto a Ruben Martínez publica un artículo titulado Asaltar los suelos. De la ciudad neoliberal a los comunes urbanos.

Las experiencias de propiedad colectiva y de gestión comunitaria de ciertos bienes han sido una constante a lo largo de la historia. Las prácticas de colectivización de recursos naturales o de medios de producción fabriles, el cooperativismo y la construcción de patrimonio popular, forman parte de nuestra existencia y de las trayectorias que han marcado el rumbo de nuestras ciudades. Una genealogía muchas veces desconocida o que ha sido invisibilizada en los relatos que describen las ciudades, como motores de desarrollo, pobladas por emprendedores individuales que buscan su destino en el mercado capitalista.

Bien es cierto que los gobiernos urbanos, durante las últimas décadas, han tendido a funcionar como empresas, buscando extraer rentas del conjunto de los recursos urbanos, optimizando la explotación del territorio bajo el único imperativo de la tasa de beneficio. Ese modelo de gestión de los recursos ha acabado por diluir las diferencias entre lo público y lo privado, extendiendo la lógica neoliberal a cada vez más áreas de la vida social. Pero ya sea como reacción o como recuperación de la cultura mutualista que persiste en las ciudades, también se ha producido un movimiento contrario de autoprotección social, basado en la cooperación, la ayuda mutua y en la fuerza comunitaria.

Estas experiencias de gestión han dado un nuevo protagonismo a las colectividades como alternativa al mercado hegemónico o a la planificación pública por parte del Estado capitalista. Instituciones comunitarias arraigadas a los contextos locales que buscan dar respuestas a demandas sociales y que se caracterizan por una gestión democrática y no mercantil de los recursos; nuevas formas de compartir tiempo, trabajo, bienes, conocimientos y espacios que dan suelo a una realidad urbana alternativa. Sigue leyendo