Rebeldías en común. Sobre comunales, nuevos comunes y economías cooperativas.

portada rebeldías en común Acaba de publicarse este libro de la red Comunaria, donde Kois junto a Ruben Martínez publica un artículo titulado Asaltar los suelos. De la ciudad neoliberal a los comunes urbanos.

Las experiencias de propiedad colectiva y de gestión comunitaria de ciertos bienes han sido una constante a lo largo de la historia. Las prácticas de colectivización de recursos naturales o de medios de producción fabriles, el cooperativismo y la construcción de patrimonio popular, forman parte de nuestra existencia y de las trayectorias que han marcado el rumbo de nuestras ciudades. Una genealogía muchas veces desconocida o que ha sido invisibilizada en los relatos que describen las ciudades, como motores de desarrollo, pobladas por emprendedores individuales que buscan su destino en el mercado capitalista.

Bien es cierto que los gobiernos urbanos, durante las últimas décadas, han tendido a funcionar como empresas, buscando extraer rentas del conjunto de los recursos urbanos, optimizando la explotación del territorio bajo el único imperativo de la tasa de beneficio. Ese modelo de gestión de los recursos ha acabado por diluir las diferencias entre lo público y lo privado, extendiendo la lógica neoliberal a cada vez más áreas de la vida social. Pero ya sea como reacción o como recuperación de la cultura mutualista que persiste en las ciudades, también se ha producido un movimiento contrario de autoprotección social, basado en la cooperación, la ayuda mutua y en la fuerza comunitaria.

Estas experiencias de gestión han dado un nuevo protagonismo a las colectividades como alternativa al mercado hegemónico o a la planificación pública por parte del Estado capitalista. Instituciones comunitarias arraigadas a los contextos locales que buscan dar respuestas a demandas sociales y que se caracterizan por una gestión democrática y no mercantil de los recursos; nuevas formas de compartir tiempo, trabajo, bienes, conocimientos y espacios que dan suelo a una realidad urbana alternativa.

Esta batalla que hoy se libra en el territorio urbano no es nueva. La ciudad como espacio de conflicto respecto a sus modelos de gestión y sostenibilidad es algo que forma parte de su origen y de sus ciclos de transformación. Con la misma lógica que se cerraron con vallas las tierras comunales hace siglos, a través de los enclosures o cercamientos, también se han diseñado otros protocolos y dispositivos institucionales opacos para intentar cercar nuestros territorios, nuestras culturas y nuestras formas de vida. De la misma manera que frente a los procesos de mercantilización del trabajo se organizaron instituciones sindicales, frente a los procesos de explotación del territorio, se han producido prácticas de reapropiación del espacio público y de cuestionamiento del modelo urbano capitalista. Las preguntas sobre si estas prácticas son suficientes, sobre si realmente apuntan a un cambio efectivo o si pueden perseverar en el tiempo, son inevitables y necesarias.

Lo que queremos no es sumergirnos en una imagen nostálgica de un urbanismo idílico que nunca existió, sino señalar reflexiones y prácticas concretas que provienen de procesos colectivistas históricos. El objetivo de este texto sería identificar el hilo invisible de las formas alternativas de hacer ciudad, que conecta desde las urbes medievales hasta las metrópolis actuales, mostrando cómo las distintas generaciones heredan y reinventan prácticas comunitarias y cooperativas, en una suerte de inacabada carrera de relevos.

Comunales y nuevos comunes tienen mucho en común, aunque los separe un contexto histórico y ambiental. Son fruto de la sedimentación de prácticas que llevan asociadas una serie de valores como la reciprocidad, la deliberación y la participación, la sostenibilidad o el cuidado de los bienes o recursos. Este libro contiene voces de activistas, comuneras e investigadores, recogiendo los principales debates y prácticas que se están dando en nuestra geografía en torno a los comunes.

Ahí va el índice:

INTRODUCCIÓN: repensar los comunes para alimentar otros mundos.

MIRADAS

Comunes y economías para la sustentabilidad de la vida. Ángel Calle, Rubén Suriñach y Concepción Piñeiro.

Las condiciones institucionales de una reconstrucción de los bienes comunes en sociedades mercantilizadas. César Rendueles

 Grita la tierra, resistencias socioambientales en defensa de los comunes de nuestros sures. Antonio Ortega Santos, Chiara Olivieri y María de Castro Domínguez.

 Diálogos entre la Economía Feminista y la Economía de los Comunes: la democratización de los cuidados. Sandra Ezquerra, Marta Rivera, Isabel Álvarez.

 Releer los derechos humanos a la luz de los comunes. María Eugenia R. Palop.

PRÁCTICAS

 Lo que los bienes comunales cuentan. Nuria Alonso y Yolanda Sampedro.

 Laconstrucción de comunes en la lucha por la vivienda: etnografía colaborativa junto al colectivo Stop Desahucios 15M Granada y la PAH de Barcelona. Ariana S. Cota, Aurora Álvarez , Antonia Olmos , Luca Sebastiani, Rocío García y Borja Iñigo Fernández.

 Asaltar los suelos. De la ciudad neoliberal a los comunes urbanos. José Luis Fdez. Casadevante Kois y Rubén Martínez

 Agrourbanismo y Comunes: nuevos paradigmas para alimentar la ciudad. Carolina Yacamán

El papel de los manejos comunales en la construcción de procesos hacia la soberanía alimentaria. Isabel Vara y David Gallar.

 Los comunes en los futuros por venir. Luis González Reyes y José Bellver

 EPÍLOGO

 Cooperar y cuidar de lo común para sobrevivir. Yayo Herrero

Así que os invitamos a leerlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s