Plantando en tierra de nadie. Huertos comunitarios en Chipre.

_MG_3117

Los huertos comunitarios están ganando espacio en la Europa mediterránea. Las referencias anglosajonas se reinventan y se adaptan a un contexto regional anclado en una realidad de crisis económica, recortes en servicios públicos y privatizaciones. Entre las protestas y propuestas que se han generado frente a esta crisis se encuentra la extensión del movimiento indignado, que siempre ha tenido espacio, de una forma u otra, para la agricultura urbana, bien en las propias plazas o en los proyectos posteriores de los grupos y gentes que las ocuparon temporalmente. En Chipre podemos encontrar una de estas “variedades locales” de agricultura comunitaria.

Nicosia, la capital de Chipre, es la única capital europea que se encuentra dividida por un muro, debido a la ocupación turca del norte de la isla que se produjo hace 35 años. De este modo, la ciudad, que desde el aire desvela la persistencia de un trazado radiocéntrico (constituido por el núcleo histórico y la muralla veneciana del siglo XVI que lo delimita), está partida en dos por otro tipo de muralla: un vacío de edificios abandonados, alambradas y checking points, tierra de nadie denominada la Línea Verde, que rompe irremediablemente la continuidad urbana.

nicosia_1579

El movimiento indignado de la ciudad toma como referencia este vacío excluyente y lo reclama como espacio de encuentro, así se inició Occupy the Buffer Zone en octubre de 2011 y en él participaron activistas de ambos lados de la valla. Aun siendo una ocupación temporal de la tierra de nadie, uno de los modos de apropiarse de ella, dejar una huella, y darle un nuevo sentido pasó por la construcción de un pequeño bancal y la realización de un taller de bombas de semillas, acciones que pretendían resignificar el verde de la línea verde, convirtiendola en paisaje cultivado: Greening up the Green Line.

Tomando también como referencia la fractura entre las dos partes de la ciudad y de la isla, se ha localizado el primer huerto comunitario de Chipre, un proyecto del colectivo Utopia Colectiva, que desde hace años trabaja en temas agroecológicos  gestionando un restaurante y una tienda de productos locales, y realizando diversos talleres, cursos y eventos. En 2013 se comienza a conformar el huerto, al que llaman bakçe colectivo, utilizando la palabra turca para designar al jardín, en una voluntad de encuentro intercultural. El huerto se localiza en suelo cedido por el ayuntamiento, junto a la tierra de nadie, sobre un parque lineal que recorre la ciudad de norte a sur. Se inició como proyecto educativo, en el que se experimentan sistemas ecológicos de cultivo y compostaje y se reproducen semillas locales. Sus planes para el futuro incluyen el desarrollo de una cocina colectiva ligada al huerto, y la ampliación del espacio, añadiendo una zona de parcelas individuales que se extenderían por el parque.

965951_553544688017405_2102546653_o

1008548_565974026774471_171953183_o

En otra de las principales ciudades chipriotas, Limassol, puerto del norte de la isla, se cultiva también un huerto comunitario. Su localización respecto a la ciudad es similar al del de Nicosia, sobre una zona verde cedida por el ayuntamiento en un barrio de las afueras. En la visita que realizamos en primavera de 2015 a este huerto sus impulsores nos explicaron los distintos problemas que estaban encontrando, que eran similares a las que expresaban los integrantes de Utopía Colectiva.

huerto

03221596

La localización es precisamente uno de las principales debilidades de estos proyectos. Por una parte se trata de zonas alejadas del centro, que requieren más esfuerzo para convertirse en un espacio de referencia que atraiga a personas diversas, ya que no son áreas cercanas ni siquiera para sus impulsores. Además se trata de barrios de baja densidad, en los que casi todas las viviendas tienen sus propios jardines, cultivados con huertos o frutales en algunos casos. Los espacios donde había suelo disponible no se corresponden con los los lugares más accesibles a la participación y donde resultaría más sencillo provocar una mayor incidencia social.

En cualquier caso, los espacios de cultivo comunitario están buscando su lugar también en Chipre, con sus debilidades, sus altibajos, de carácter temporal o con voluntad de permanencia, son una muestra más de cómo van arraigando y adaptándose a distintos tipo de suelos los huertos comunitarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s