De cuartel militar a laboratorio de vida alternativa: el ecobarrio de Vauban

SANYO DIGITAL CAMERA

Además de las cuestiones relacionadas con la agricultura urbana nos interesan mucho las experiencias transformadoras donde se entrecruzan ecología, urbanismo participativo o economía solidaria. Innovaciones sociales que consideramos sugerentes, interesantes e inspiradoras para seguir construyendo nuevas prácticas sociales.

En este blog iremos compartiendo información sobre buenas prácticas que nos parezcan especialmente relevantes, recuperando algunos textos escritos anteriormente y elaborando nuevos materials. Arrancamos esta sección con una de nuestras experiencias favoritas, el ecobarrio de Vauban en Friburgo.

El origen del barrio se remonta al año 1937, en el que se construyen a las afueras de la ciudad unos barracones destinados a acoger a las fuerzas de la Wehrmacht de Adolf Hitler. Una vez acabada la segunda guerra mundial, esta zona militar fue confiscada por el ejército francés que asentó allí una base de la OTAN, a la que llamó Quartier Vauban. Tras el proceso de reunificación de Alemania, las tropas francesas se retiraron en 1992 y el cuartel quedó abandonado.

Al año siguiente algunas de las naves vacías de los cuarteles fueron okupadas por movimientos sociales juveniles para ser usadas como viviendas y para conformar un centro social donde desarrollar actividades alternativas. Esta situación llama la atención del Ayuntamiento sobre las naves, y tras una serie de conflictos, encuentros y desencuentros, se regulariza la situación de los okupas, y se reconoce su derecho a permanecer en cuatro de las 20 naves, siendo las otras 16 adquiridas por la municipalidad.

Estos grupos pioneros conforman la iniciativa autogestionaria SUSI (Selbstorganisierte Unabhangige Siedlungsinitiative), que se podría traducir como asentamiento independiente y autoorganizado. La iniciativa SUSI funciona como una cooperativa autogestionada de vivienda de alquiler, que además de los espacios privados dispone de zonas comunes como la cocina comunitaria, el taller de bicis, el de cerámica o el laboratorio de fotografía. Como anécdota cabe
destacar que los antiguos calabozos se han reconvertido en biblioteca y espacio para seminarios y reuniones. La asamblea que regula el funcionamiento de SUSI también supervise la coordinación con las iniciativas sociales (cafetería, centro social, guardería, revista, locales de colectivos ecologistas o de documentalismo social…).

Una vez que se okupan los cuarteles y va tomando forma la iniciativa SUSI, el debate sobre el destino de los terrenos municipales en los que antiguamente se ubicaba el cuartel salta a la esfera pública. La idea inicial del Ayuntamiento era demoler las naves abandonadas y construir un nuevo barrio en dicha zona. Como respuesta a este proyecto municipal diversas personas que provenían del movimiento antinuclear y ecologista deciden fundar la asociación ciudadana Forum Vauban, con la intención de participar en el proceso de renovación del barrio.

vauban-solar1-090923

El surgimiento de Forum Vauban supone la creación de un espacio de participación ciudadana, más flexible y abierto de cara a la ciudadanía y el tejido asociativo de lo que podia representar la iniciativa SUSI. Un modelo más inclusivo, menos exigente en términos de estilos de vida y de activismo, que facilitaba el contacto y la relación con sectores sociales más amplios. Desde su fundación en 1995, Forum Vauban se convierte en el dinamizador de un intenso proceso de participación ciudadana orientado a convertir el futuro barrio en un sentamiento lo más ecológico posible.

Los resultados son sorprendentes pues el conjunto del barrio ha dido construido a partir de un proceso participativo, tanto en el diseño de los eqipamientos y las zonas cimuns, como en los procesos de autopromoción de las viviendas. Además las cooperativas y grupos de vivienda han incorporado a sus proyectos standars más exigentes en cuestiones energéticas y han añadido nuevos criterios como la obligación de conservar los árboles existentes y plantar otros nuevos, el uso de cubiertas verdes, sistemas de filtración de pluviales, y materiales locales y ecológicos.
En material de energía las viviendas del barrio están obligadas a consumir menos de 65 kWh/m anuales, para ello se recomienda el uso de energía solar mediante colectores y placas fotovoltaicas. El barrio cuenta con una planta de cogeneración que funciona con astillas de madera y gas natural, destinada a proveer de calefacción a todo el distrito. El 30% de la energía consumida en el barrio es producida localmente a través de la planta de cogeneración y las placas fotovoltaicas.

Además iniciativas como «Barrio sin coches» y «Barrio sin aparcamiento», introducen un modelo de movilidad basado en los desplazamientos peatonales o en bicicleta. El 40% de los habitantes del barrio no tiene coche.

Para conocer más en detalle esta experiencia recomendamos la lectura del siguiente texto: TEXTO

La principal crítica que suele recibir Vauban es la carencia de diversidad en su composición social, una especie de monocultura juvenil de clase media con estudios. Una carencia que los grupos sociales más activos como SUSI o Forum Vauban han tratado de paliar, mediante la incorporación de personas mayores o gente de bajos ingresos en sus cooperativas.

El éxito de la iniciativa estan grande y se ha convertido en una referencia tan relevante, que por momentos suis habitants se sienten como si vivieran en una reserve india, donde se lleva de visita a turistas, investigadores o politicos de otros lugares. Este larvado malestar llevo a los colectivos más activos del barrio a movilizarse contra el uso de Vauban como una herramienta que posibilite el lavado de cara ecológico por parte de empresas y administraciones.

roxi-1

La gota que ha desbordado el vaso ha sido la construcción del Green City Hotel hotel a finales del año 2013, tras el desalojo de la gente que históricamente había vivido en en una zona reservada a las caravanas. Vauban es una anomalía urbanística por el fuerte protagonismo ciudadano que ha pilotado el proceso, si bien es cierta la complicidad del ayuntamiento y la aperture a la experimentación en sus diversas fases.

Aunque Vauban no ha sido una política que las instituciones hayan tratado de replicar, sino más bien una iniciativa ejemplar a la que se le está tratando de extraer toda la rentabilidad posible.

Así que cerramos el post invitando a la gente visitar Friburgo, conocer Vauban y sus interesantes experiencias, aunque convenga pensarse despacio donde alojarse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s